Opinión

Las cámaras están en peligro de extinción

El rápido avance de los smartphones está propiciando el declive de las cámaras fotográficas, pero ¿es suficiente para afirmar que las cámaras están en peligro de extinción?

Antes de dar paso al reportaje, os invito a que le echéis un ojo a estos posts: ¿El 5G es perjudicial para la salud?, la “profecía” de Einstein o “tu teléfono está hecho con sangre”. Y si queréis estar al tanto de los mejores chollos y ofertas en la web, uníos a nuestro CANAL DE CHOLLOS, ¡ya somos miles! Y ahora sí, aquí os dejo el reportaje ‘Las cámaras están en peligro de extinción’:

Enfocar, capturar y almacenar recuerdos. Tres pasos que a lo largo de los últimos dos siglos se han ido mejorando hasta alcanzar una perfección que parecía imposible. Las cámaras fotográficas actuales han logrado realizar esos tres pasos en tiempos récord, además de aligerar el tamaño y peso de forma radical, ya que las primeras cámaras pesaban varios kilos. Aunque no hace falta irse tan atrás en el tiempo para ver la gran transformación que ha sufrido la fotografía. La primera cámara digitalinventada por Steven Sasson en 1975, tenía 0,1 megapíxeles y demoraba 23 segundos en hacer una fotografía; era la cámara más rápida del momento. Casi medio siglo despuésel dispositivo más puntero es una cámara capaz de capturar imágenes a una resolución de 3.200 megapíxeles en un solo segundo.

La evolución de la tecnología de la imagen impresiona, pero donde se están dando los más rápidos avances (y hacia donde está virando el futuro de la fotografía) sigue una filosofía muy acorde con nuestra sociedad: más por menos. El querer tenerlo todo en un solo dispositivo ha hecho tambalear los cimientos de la fotografía, iniciándose un viaje tan drástico (nuevos materiales, nanotecnología aplicada, innovadores modos de captura, etc.) como espectacular.

El futuro de la fotografía cabe en la palma de tu mano
El futuro de la fotografía cabe en la palma de tu mano

Más por menos

La industria fotográfica poco a poco está siendo engullida por la movilística. Cada vez las cámaras de los smartphones están mejor construidas, son más eficientes y su esencia del “todo en uno” también supone un arma contra las cámaras fotográficas tal y como las conocemos hoy en día, (filtros aplicables antes de la captura, post editado de la imagen una vez efectuada, software más completo y modernizado, lentes auxiliares con zoom y grandes angulares…). Además, una gran parte del dinero invertido por las grandes empresas se está volcando en los sensores fotográficos de los móviles. Pero, ¿realmente las cámaras están en peligro de extinción? Desde luego que en este ejercicio empresarial el futuro pertenece a aquello que más dinero proporcione a las empresas, y en este caso la gallina de los huevos de oro son los móviles, no las cámaras fotográficas profesionales. El dinero que se está invirtiendo en I+D para mejorar el apartado fotográfico de los teléfonos es muy revelador (y prometedor).

La ubicuidad del teléfono móvil con su cámara integrada es apabullante, pero eso, según el fotógrafo Ángel Pérez, “no es suficiente para desbancar a las cámaras, sobre todo a las réflex”. Ángel Pérez, proveniente de una familia con varias generaciones dedicándose a la fotografía profesional, augura que “algún día las lentes de los objetivos móviles, así como su software, podrán equipararse a las cámaras compactaspero las más profesionales (réflex) juegan a un nivel imposible de alcanzar en tamaños tan reducidos”. La principal ventaja de los móviles es que son ultra portables, pero su reducido tamaño es también una gran desventaja a la hora de integrar componentes que necesariamente necesitan más espacio, como los sensores fotográficos.

Aun así, la distancia entre ambos hardware parece acortarse gracias a la gran inversión del software de los teléfonos. Chips dedicados como los Pixel de Google, o software como el de los Huawei con una capacidad fotográfica nocturna sin precedentes es sólo el principio. Incluso sensores de 100 megapíxeles están comenzando a asomar en el mercado de los teléfonos con una tecnología que aúna los píxeles en 4 grandes zonas compuestas que mejoran la luz de los sensores.

Obviamente una réflex sigue siendo una mejor opción para capturar escenas nocturnas debido a su gran control del ISO. Pero poco a poco los móviles se van acercando a esa experiencia profesional a base de millones de dólares invertidos en I+D.

La franja que separa la calidad de una réflex de la de un teléfono es cada vez más pequeña
La franja que separa la calidad de una réflex de la de un teléfono es cada vez más pequeña

Un futuro que promete

Los académicos del departamento de fotografía de la Stanford University han experimentado con nuevas tecnologías y software para cámaras digitales y, desde mayo de 2011, reclamaban que la industria tradicional de cámaras fotográficas estaba tomando una dirección equivocada y que los fabricantes de dispositivos móviles estaban en lo correcto.

Óscar Colorado Natesfotógrafo y académico titular de la Cátedra de Fotografía Avanzada en la Universidad Panamericana, afirma que fue Polaroid el primero que trastocó el paradigma que hasta entonces había permanecido en lo más hondo del dogma fotográfico tradicional. “En Polaroid se plantearon el siguiente escenario: ¿y si en lugar de un teléfono con cámara creamos una cámara que tenga el sistema operativo Android?” Esa era la promesa de la Polaroid SC1630 Smart Camera. “Realmente luce como un smartphone, pero al frente no aparece la esperada mini-óptica acompañada de un ineficiente LED”, apunta Óscar Colorado, generalizando sobre los actuales móviles con cámara. “La Polaroid fue una auténtica cámara, con una óptica 3x razonable, un sensor de 16 megapíxeles que no es del tamaño de una cabeza de alfiler y un flash estroboscópico”.

Hoy en día ese concepto de cámaras con Android ha desaparecido, (aunque me gustaría que volviese, aún recuerdo lo bien que lo hizo Panasonic…) y su testigo lo ha recogido Nokia. El Nokia 9 Pureview y su cámara con 5 lentes es sólo el principio de un nuevo concepto de fotografía móvil que todavía está en pañales, pero que es muy prometedor

Samsung Galaxy K Zoom, un concepto de Android que desapareció del mercado (pero que espero que vuelva algún día)
Samsung Galaxy K Zoom, un concepto de Android que desapareció del mercado (pero que espero que vuelva algún día)

¿El final de las cámaras?

Cada vez hay más fotoperiodistas que están empleando las cámaras en sus teléfonos móviles para coberturas noticiosas. Por ejemplo, el célebre fotoperiodista Ben Lowy lo ha utilizado para realizar coberturas periodísticas en Afganistán y la revista Time publicó una fotografía del huracán Sandy realizada con un teléfono móvil.  Kira Pollackeditora de imagen en Time decidió que los fotógrafos encargados de reportar aquella historia del huracán utilizaran desde entonces sus teléfonos con Instagram.

La fotografía movilística ha entrado con fuerza en los sectores que más ennoblecen la fotografía profesional, pero actualmente ya no sólo está cambiando el apartado de la fotosino que también está revolucionando el formato vídeo.

Aún queda mucho por ver. El mundo de las nuevas tecnologías no deja de sorprendernos y quién sabe lo que nos deparará la fotografía dentro de unos años y si realmente las cámaras están en peligro de extinción, quizá deban reinventarse o morir. A pesar de ello, no hace falta ser adivino para asomarse a un futuro que ya está aquí; y si no, observa las fotografías que hay a continuación, pues todas ellas fueron las primeras realizadas por periodistas de diversa índole con teléfonos móviles. El futuro es ahora.

¿Las cámaras están en peligro de extinción?
¿Las cámaras están en peligro de extinción?

Cerrar
Cerrar

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios